HACE 35 AÑOS...

Ramón Palomar
RAMÓN PALOMAR

Imperiofobia y leyenda negra', de María Elvira Roca Barea, además de para desasnar a las víctimas de nuestro sistema educativo, sirvió para recuperar autoestima. No lo hicimos tan mal y a los ingleses les vapuleamos al menos en cinco gloriosas ocasiones. La sensación de «no fuimos tan tontos» se fortalece cuando luego le hincamos el diente al reeditado clásico 'De Pavía a Rocroi', donde Julio Abi de la Cuesta nos cuenta cómo funcionaban aquellos demoledores tercios españoles. España, pásmense, estuvo a la vanguardia tecnológica y estratégica de los ejércitos del viejo continente.

Aunque a muchos les pese, nuestra historia está plagada de gestas. Cierto es que durante los últimos siglos nos desinflamos e incluso nos tragamos la propaganda de leyenda negra urdida por nuestros enemigos. Por lo tanto, huérfanos de hazañas, nos agarramos al fútbol. Recuerdo perfectamente cuando, hace 35 años, nos colamos en una Eurocopa tras arrasar a Malta por 12 a 1. Los de la pandilla nos largamos hasta el garaje del padre de un amigo y allí, frente a un televisor en blanco y negro conectado a una batería, nos abrazamos y sentimos por primera vez una punzada de orgullo español. Por fin éramos capaces de doblegar el destino con todo en contra. Bueno, pues ni aquella heroicidad, antepasada directa de la conquista de dos Eurocopas y un Mundial, pretenden respetar. Han irrumpido varios jugadores malteses comentando que de las bocas de los españoles brotaba blanca espuma de doping, y que a ellos les ofrecieron limones sin duda espolvoreados por una sustancia que les anestesió. Me huele que estos galináceos malteses han cobrado de calvinistas y protestantes, o sea de los que nos encasquetaron la puta leyenda negra. Además, no haber chupado esos limones, so panolis. Incluso esa victoria futbolera nos quieren escamotear...

Fotos

Vídeos