UN ÁNGEL DE DOS RUEDAS

Querido Ángel, te vas cuando todos dábamos por descontado que ganarías esta carrera como ganabas tantas otras, pero nos dejas un ejemplo vital, profesional y personal asombroso que perdurará durante años. Tenías la virtud de ser una persona extraordinaria disfrazada de un tipo normal. Recuerdo la primera vez que hablamos. En una parte, el mito, en la otra, un principiante en esto del periodismo y de la vida lleno de admiración hacia quien tenía delante. Al segundo estábamos en la misma conversación con varios expertos en un mundo, el de la moto, que nadie conoce mejro que tú. Pero con el mismo trato, atención y réplicas escuchabas al joven inexperto o al completo erudito, lo que seguramente te llevó a conocer tan bien el mundo de los grandes premios: escuchar a todo el mundo.

El repaso que estos días se ha realizado a tu trayectoria vital y deportiva nos ha descubierto detalles poco conocidos de la leyenda que dejas a tu paso, como la perseverancia inaudita, la entrega en todo momento, la pasión, el tener siempre puesta 'la pila' y el estar profundamente orgulloso de tus orígenes, de tus amigos y de cada una de tus hazañas. Serás siempre un ejemplo para todos, tanto en el deporte como en la vida, por tu alegría, tu entrega, tu trabajo, tu humildad, tu gratitud y tu disponibilidad hacia cualquiera y en todo momento. No hay, en las miles de fotos que cuelgan hoy de los perfiles en las redes sociales, ninguna en la que no luzcas una gran sonrisa. La misma con la que recibiste el homenaje de Las Provincias a los campeones al que tuviste la deferencia de asistir, y nosotros el honor de recibirte, en '2012+1'. Nos comprometimos entonces a una entrevista en la que nos contarías tu relación con Valencia, de las carreras en los pueblos a los éxitos del Circuit.

No podrá ser, pero en pocos sitios te querrán tanto como en esta tierra, como se demostraba cuando acudías a circuito como el de Culera o cuando no podías dar dos pasos en Cheste sin atender a un aficionado.

Fotos

Vídeos