Alicante connection

Ramón Palomar
RAMÓN PALOMAR

Carmine en realidad se llama Carmelo y es un cincuentón de Bilbao. Carmelo evolucionó a Carmine al mimetizarse, con notable sentido de la oportunidad, en el ambiente por el cual pululaba allá en Nueva York. Según algunas informaciones era miembro asociado, o sea amigacho como diríamos aquí, de tres de las cinco históricas familias mafiosas: Luchese, Genovese y Bonanno. Junto a los Gambino y a la otra (no recuerdo el nombre), la verdadera aristocracia del crimen. Puro rancio abolengo.

Al bilbaíno le han detenido junto a otros hampones en el marco de una operación internacional. Urge película sobre este Carmelo que se metamorfoseó en Carmine. Viajó con su parentela a un hotel de Alicante. La Benemérita le vigiló. Nada. Practicaba turismo de manso guiri. Regresó de nuevo a ese mismo hotel, pero esta vez se reunió con miembros de su familia ilegal. Preparaba un gran envío de cocaína disuelta en botellas de vino tinto hasta España. Ahí le trincaron. Rectifico: Urge una serie de diez capítulos sobre las andanzas de este compatriota emprendedor. El reportero de vieja escuela Gay Talese retrató el clan de los Bonanno en un magnífico libro titulado 'Honrarás a tu padre'. Ahí descubrimos que no existía similitud entre los verdaderos mafiosos de pata negra y la magnificencia de los Corleone creados por Coppola y Puzo. Bill, el hijo del capo Joe 'Bananas' Bonanno, se escondía en un pisucho porque andaban de refriegas con otros malotes que, finalmente, ganaron esa guerra. Joe Bonanno, tras la derrota, se marchó a otra ciudad y vivió en paz hasta que llegó su hora. Escoltado siempre por un guardaespaldas, eso sí. Al hijo la Hacienda yanqui le dejó en bolas y sobrevivió a salto de mata como un ruso blanco en París tras la revolución de octubre. Me pregunto si Carmelo/Carmine habrá leído a Gay Talese...

Fotos

Vídeos