Alarmar o informar

ARTURO CHECA

El último 'scoop' informativo sobre el yihadismo resuena aún en las conciencias de este país. Hablo de la brillante información de 'El Periódico' en la que desvelaba cómo la CIA alertó a los Mossos del riesgo de atentado en Las Ramblas de Barcelona tres meses antes de que se produjera. No voy a entrar a valorar si la actuación de la policía catalana fue o no mejorable (las fuerzas de seguridad españolas son punteras en el mundo en terrorismo), o si el Ayuntamiento de la Ciudad Condal debió proteger mejor con bolardos el escenario. En terrorismo todos deberíamos ser más responsables a la hora de ver dónde están los enemigos. Lo que querría es poner sobre la mesa algunas preguntas que me surgen con otra cuestión. El diario subrayó la semana pasada que ya en mayo supo de esa alerta, pero que no informó por no alarmar. Sólo tras la matanza islamista sacó a la luz los papeles. Y mis interrogantes son: ¿qué habría pasado de haber publicado el rotativo esa información, contrastada y verídica, en el momento de haberla recibido? ¿Se habría alarmado a la opinión pública o se la habría informado de una amenaza? ¿Hubiera tenido lugar el atentado tras conocerse el aviso? ¿Habría servido dicha información sólo para inquietar o para que la policía intensificara aún más sus ya elevados níveles de atención y para que las autoridades municipales instalaran más medidas de protección viaria? Una y otra vez se nos acusa de alarmistas e irresponsables cuando informamos de alertas terroristas, o de incentivar los casos de maltrato por hablar de violencia machista, o de ser demasiado morbosos con detalles que lo que pretenden es retratar vívidamente crímenes o delincuencia para concienciar sobre ellos... Al final la ciudadanía acaba matando al mensajero. ¿Y cómo llegará la información a la sociedad cuando no haya mensajero?

Fotos

Vídeos