Las Provincias

Buscar la vida

Falta apenas un mes para el verano. Se aproxima, en palabras de Ennio Faliano, la única estación que existe porque el resto gira alrededor del estío. Los días y las noches de los meses cálidos son proclives para hablar con los desconocidos y confiar, como Blanche Dubois, en su bondad; dar tumbos por lugares insospechados y soltar amarras; alargar las sobremesas en las que no participen, siguiendo el consejo de Rafael Azcona, comensales indigestos y pesados; caracolear entre calas; descubrir que tu lugar en el mundo, como escribe Milena Busquets, está en la mirada de otra persona; dormitar bajo el sombrero de paja o la pamela; comprender la verdad para, parafraseando a Alejandra Pizarnik, buscar la vida... Como fuera de casa no se está en ningún sitio y una vez lejos del hogar tiene la opción de ir de bar en peor. Para las personas que vivimos en Valencia, el Mediterráneo afortunadamente está a la vuelta de la esquina. No hay mar que por bien no venga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate