Las Provincias

Renovación regional del PP

El PP ha renovado estas últimas semanas todas sus direcciones regionales mediante una fórmula de elecciones a doble vuelta que ha hecho posible una notable participación, la concurrencia de más de un candidato en varias comunidades e incluso, en La Rioja, el liderazgo de un candidato no oficial. En cuatro comunidades, Génova ha autorizado el sistema asambleario (Valencia, Madrid, Baleares y La Rioja), y la doble vuelta ha permitido, en general, poner fin a los conflictos en la primera votación y garantizar el desarrollo pacífico en la segunda; la excepción ha sido Cantabria. Han cambiado las direcciones de doce a las 19 plazas, (incluyendo Galicia en el cómputo). En las seis comunidades que el PP perdió en las autonómicas de 2015, sólo dos líderes permanecen al frente: Cospedal en Castilla-La Mancha y Monago en Extremadura; han cambiado los de Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares y Cantabria. Las comunidades más castigadas por la corrupción, en las que se habían producido muchas bajas, la renovación ha sido profunda, a cargo de mujeres: Cifuentes en Madrid y Bonig en Valencia. Y, como se ha dicho, en La Rioja se ha producido la sorpresa: José Ignacio Ceniceros, que sustituyó a Pedro Sanz en 2015 por imposición de Ciudadanos, ha ganado a la alcaldesa de Logroño, que era la preferida de Génova y de Sanz. Es lo que tiene la democracia interna. La vicepresidenta del Gobierno, que intervino ayer en Valladolid para asistir a la trasmisión del poder de manos de Herrera al alcalde de Salamanca, Fernández Mañueco, insistió en que las primarias del PP se hacen «día a día» en las juntas locales, los pequeños municipios y en las sedes y en otros ámbitos de representación y de contacto con los ciudadanos, en un sistema «de abajo hacia arriba» para escuchar también a los militantes y estar cerca de los votantes. En efecto, los partidos políticos, no muy acreditados hoy día, tienen la obligación de ganarse el aprecio mediante una mayor permeabilidad, la participación activa en los asuntos públicos y el contacto directo con la sociedad, que ha de volver a confiar en ellos como vehículos de representación real. Ahora, la renovación deberá descender a los escalones provincial y local, que son los primeros estadios democráticos, en los que se puede hacer mejor pedagogía.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate