Las Provincias

Demócrata y cristiana

El pasado jueves varios amigos de la Unió Democrática del País Valencià (UDPV) me enviaron un artículo que Durán i Lleida publicaba en un periódico de Barcelona en el que se despedía del partido. Ese mismo jueves se había dado a conocer el auto judicial sobre el concurso de acreedores instado por los propios órganos de dirección. En clave emotiva y nostálgica recordaba que llevaba cuarenta y tres años de militancia en un partido fundado en 1931.

Junto al PNV el partido de Durán había formado parte de la Internacional Demócrata Cristiana, es decir, la institución internacional que agrupa unos partidos cuyos fundamentos son el humanismo cristiano, la dignidad trascendente de la persona y una primacía pre-política de la sociedad sobre el estado. Este dato es importante porque algunos miembros de esta internacional son también nacionalistas. Hasta hace poco, los manuales del PNV y Unión Democrática distinguían entre un nacionalismo 'cultural' de un nacionalismo 'político'.

Estos partidos encajaban en nuestro sistema constitucional y de hecho en otras partes de España reprodujeron este modelo demócrata y cristiano. En concreto, la UDPV había sintonizado con los planteamientos de Durán como partido 'nacionalista' y 'valenciano'. Algunos recordarán aquellas elecciones de 1977 en las que se generó una gran coalición de partidos 'demócratas y cristianos' que había sido fruto de la Federación de Partidos de la Democracia Cristiana. Esta coalición, encabezada por Joaquín Ruíz Jiménez como líder indiscutible, fracasó en casi toda España y su fundador no consiguió ni si quiera acta de diputado por Madrid. Tampoco triunfó en el resto de España a excepción de Cataluña y el País Vasco. Algunos crearon el PDP (Partido Demócrata Popular), partido que unos años más tarde participaría en la refundación del PP.

Aunque en la Comunidad Valenciana también fracasó, sus militantes siguieron manteniendo el espíritu de 'demócratas y cristianos' en otras agrupaciones. Unos pasaron a UCD, otros al PSOE y un grupo se sigue manteniendo, pero ahora como Partit Nacionalista del País Valencia. Como recordaba Durán, Unió era una «escuela de formación política», lugar en la que se despertaba, alimentaba, nutría y mantenía la vocación política de los jóvenes, con independencia de que más tarde cambiasen de militancia. Aunque sólo fuera por ese carácter formativo, el proyecto, debe ser recordado como un frágil puente sobre aguas turbulentas que facilitó la concordia.

El mismo jueves en el que se despedía Durán, los guionistas de 'Cuéntame' demostraron lo artificiosamente exitosa de la serie cuando presentaron esperpénticamente a Paquita (Ana Arias) como posible candidata del PDP de Oscar Alzaga. Cuando interpeló a Miguel (Juan Echánove) insistiéndole que era ¡«demócrata y cristiana»!, éste le dijo «¡entonces no te doy un beso!».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate