Las Provincias

Un 'Brexit' rápido

El embajador de Reino Unido ante la Unión Europea, Tim Barrow, comunicó ayer al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que el próximo día 29 la primera ministra May confirmará por carta al Consejo Europeo su intención de abandonar la UE. A partir de ese momento, la Comisión lanzará de inmediato un mandato de diálogo que correrá a cargo del negociador jefe, Michel Barnier, quien gestionará el divorcio; asimismo, es probable que Tusk convoque una cumbre de los 27 para concretar las directrices negociadoras. El 'Brexit' no sólo plantea un problema a la UE: también el Reino Unido experimenta tensiones que podrían ser muy lesivas para su integridad. Escocia quiere seguir en Europa y exige un nuevo referéndum para secesionarse, y el Ulster se aleja de Irlanda, ya que la frontera de la isla será también para Londres la frontera de Europa. Pero ante la apatía del laborismo, incomprensiblemente pasivo ante el proceso, May parece claramente decidida a llevar a cabo la ruptura sin contemplaciones, con rapidez y en términos duros para las víctimas más directas del disenso: los europeos afincados en el Reino Unido.