Las Provincias

Vente a fregar

Estoy de Steven Pinker hasta la coronilla, como de cualquier cosa o persona a la que todo el mundo se pone a elogiar sin saber quién era hace tres minutos (otro es Justin Trudeau). Pero me alegro de que tenga razón. Por la tesis central de su libro 'Los ángeles que llevamos dentro'. Defiende Pinker el declive de la violencia y que la época que vivimos es la menos violenta en la historia de la humanidad. Leo en 'La Verdad' una entrevista a una árbitro internacional de fútbol. La chica asegura que el fútbol se ha civilizado. Que ya no hay aficionados que la insulten de manera reiterada como antes (de «vete a fregar» para arriba). Y que si algún energúmeno hace de las suyas, la grada se revuelve contra él. A veces una se ve al lado de botarates de extrema derecha criticando la corrección política. Pero más allá de las bobadas no defendibles, es cierto que ese retroceso en las libertades también puede suponer un avance en la civilización.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate