Las Provincias

SODOMA Y GOMORRA

Del libro del Génesis, capítulo 18, versículos 22 al 33: «Partieron de allí los hombres y se encaminaron hacia Sodoma. Abrahán seguía en presencia del Señor.

Entonces Abrahán se acercó al Señor y le dijo: ¿Vas a hacer que perezca el justo con el pecador? Quizás haya cincuenta justos en la ciudad. ¿Vas a hacer que perezcan? ¿No perdonarás más bien a la ciudad por los cincuenta justos que hay en ella?¡Lejos de ti hacer tal cosa! ¡Hacer que mueran justos por pecadores, y que el justo y el pecador tengan la misma suerte! ¡Lejos de ti! ¿No va a hacer justicia el juez de toda la tierra?

El Señor respondió: Si encuentro en Sodoma cincuenta justos, perdonaré por ellos a toda la ciudad.

Replicó Abrahán: Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza. A lo mejor faltan cinco a los cincuenta justos, ¿destruirás por esos cinco toda la ciudad?

Respondió: No, no la destruiré si encuentro cuarenta y cinco justos.

Abrahán continuó todavía: Igual no son más de cuarenta.

Bien, no lo haré en atención a esos cuarenta.

Dijo Abrahán: No se irrite mi Señor si sigo hablando. Quizá sean solamente treinta.

El Señor respondió: No lo haré si encuentro treinta.

Dijo Abrahán: Me he atrevido a hablar a mi Señor. Quizá no sean más que veinte.

Bien, no la destruiré, por consideración a los veinte.

Abrahán volvió a decir: No se irrite mi Señor. Voy a hablar por última vez. Quizá no sean más que diez.

Y respondió el Señor: Por consideración a esos diez no la destruiría.

En cuanto terminó de hablar con Abrahán, el Señor se fue y Abrahán volvió a su tienda».

Llevo días dándole vueltas a este pasaje de la Biblia. Es verdad que en el Valencia ha habido múltiples pecadores, dirigentes corruptos unos e incapacez otros, algunos incluso corruptos e incapaces, jugadores irresponsables, niñatos consentidos, entrenadores becarios, aficionados impulsivos e impacientes, sin el menor conocimiento del mundo del fútbol, voceros mediáticos que sólo adoran al becerro de oro, y una sociedad civil, en fin, que no respondió en su momento como debería haberlo hecho, que consintió lo que no está escrito y que ahora se sorprende de lo que no debería sorprenderle, pero con eso y con todo, ¿es justo que paguen los justos, que los hay y son muchos, por los pecadores, que son menos aunque sean demasiados?

Por cierto, el capítulo 19 del libro del Génesis se titula 'Destrucción de Sodoma'.