Las Provincias

Tenemos que hacer autocrítica

Yo ya me estoy haciendo un verdadero lío. Y no voy a obviar los errores que los actuales dirigentes del Valencia han cometido. Hasta el mismo Anil Murthy ha reconocido públicamente algunos. Supondría estar ciego y ser un necio no reconocer las decisiones mal tomadas por los responsables de la entidad. Pero escuchando a unos y a otros, rueda de prensa por aquí, rueda de prensa por allá, declaraciones de todo tipo y desde todas las perspectivas y puntos de vista, también pienso que cuánta culpa hemos tenido nosotros en todo esto. Sí, sí, nosotros, los valencianos. Bueno, algunos que son valencianos y, en teoría, 'valencianistas', claro está. Y entre ellos, también a los que considero valencianos sin haber nacido aquí, pero sí adoptados por esta magnífica tierra a la que nunca se renuncia ni se abandona. Pero en fin, dejo esta idea en el aire y, llegado el momento, ya me extenderé explicando la sensación que tengo y los motivos que me impulsan a desarrollar con detalle este asunto. Porque aún hay más. Mucho más. En cuanto a los fichajes que la dirección deportiva interina está intentando cerrar, llama la atención la continuidad y la falta de flexibilidad y variabilidad en el objetivo. Es cierto que llevan muy poco tiempo. Disculpados están. Pero esta forma de proceder refuerza todavía más mi opinión de que García Pitarch debió abandonar al final del mercado de invierno, y nunca antes.

Aun así, cada director deportivo tiene la responsabilidad con respecto a los jugadores que se incorporan bajo su mandato. Y para mí, lo que venga en este mercado de invierno estará directamente relacionado con el de Alesanco. Aunque sí deseo aclarar que, si firmamos a Zaza en las condiciones que se están comentando, hubiese preferido otra alternativa. En la famosa reunión entre García Pitarch, Vicente y Alesanco, en la del traspaso de poderes y documentación, este último debió preguntar si había alguien más, como el chiste, algún nueve más que, después de un año de trabajo intenso de la secretaría técnica, seguro que habría. Y mucho más teniendo en cuenta las limitaciones económicas al coste de plantilla para la temporada que viene. Aunque lógicamente, lo que más deseo es acierto. Así lo expreso siempre. No me importa quién manda, no me importa quién es el director deportivo, y no me importa quién es el máximo accionista. Me importa que acierten. Y a día de hoy, lo más importante es que José Ramón Alesanco y Voro acierten. Sólo eso. En cuanto al partido y la eliminatoria contra el Celta de Vigo, la di por perdida en el minuto veinte del primer encuentro en Mestalla. Así que tan solo destacar los minutos de los que disfrutaron los más jóvenes, y los que menos juegan de esta plantilla en Balaídos. Una acumulación de minutos interesante, y sin desgaste, ya que cumplieron. Sí que pido a Voro que sea ecuánime a la hora de conceder minutos y participaciones a los chavales. No todos serán jugadores del Valencia para muchos años.

Y por supuesto, mi completa y decidida adhesión a la campaña que desde la Asociación de Jugadores del Valencia se ha puesto en marcha, apoyando al equipo y representada por el slogan 'AmuntMésQueMai'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate