Las Provincias

Madrid y Valencia

En su página 'Arenas movedizas', en la revista XL Semanal nº 1.522, del 25 al 31 de diciembre, escribe Carlos Herrera: «¿Está condenada Madrid a perder comba en el permanente desafío al que se enfrentan los grandes ciudades? La sola sospecha de que ello sea así manifiesta que esa posibilidad es peligrosamente cierta. Madrid, en manos de una pandilla de indeseables políticos, languidece a consecuncia de las decisiones amateurs de un grupo de munícipes ideologizados hasta la náusea y sectarios hasta su propia incompetencia. Una alcaldesa de opereta y un puñado de absurdos y pintorescos concejales -apoyados por el PSOE, por cierto- van de tropezón en tropezón...»

Creo que vale la pena releer este escrito por su valentía y claridad, denunciando una situación que por desgracia se repite en otras ciudades.

Donde pone Madrid, pongan Valencia; allí Carmena, aquí Ribó, ¿cambia algo?: sectarismo, chapuzas, enchufismo, incompetencia demostrada, etc, etc.

Y no olvidemos, el PSPV 'recolzant'. Pues vale.