Las Provincias

Caña a los pensionistas

Por si eran pocas las ingratitudes que desde hace algún tiempo soportan las personas mayores, en plena cuesta de enero, la nueva ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, no tiene mayor ocurrencia que seguir dando caña a los pensionistas. Soportamos un sin fin de excedentes y privilegios en autonomías, ayuntamientos, diputaciones, consejos consultivos, consejeros, diputados, asesores, mamandurrias, televisiones ruinosas, empresas públicas y milongas subvencionadas. Pero aunque lo que verdaderamente chirríen sean sobrantes públicos, es a los pensionistas a los que hay que darles caña. Son los mayores los que sobran, los que ya no producen, los que viven demasiados años, los que son una carga muy pesada para el Gobierno. Sólo en tiempos electorales son reconocidos, agasajados y considerados valores con experiencia y sensatez, diques de contención ante avalanchas y mareas electorales no deseadas. Pasados los comicios, vuelven a ser un estorbo. De ahí, que la nueva ministra de Sanidad y Servicios Sociales se cubriera de gloria con sus ideas antisociales y sus desafortunadas declaraciones a Radio 4. Incrementar el copago de los medicamentos a los pensionistas en lugar de suprimirlo es la peor ocurrencia que se podía esperar del Ministerio de Sanidad y Asuntos Sociales.