Las Provincias

Viviendas nada sociales

La mayor parte del parque de viviendas sociales de que dispone la Generalitat para hacer frente a casos de desahucios, familias en riesgo de exclusión o mujeres víctimas de malos tratos no están en situación de ser utilizadas, bien porque ya están ocupadas, bien por su mal estado de conservación. Desde que gobierna la izquierda en la Comunitat, ha aumentado la lista de espera de las personas y familias que aspiran a uno de estos hogares, pero la realidad es que el margen de maniobra de la Administración es muy escaso. Es en este tipo de políticas y no en la de los gestos de cara a la galería donde debería notarse esa apuesta electoral por 'salvar a las personas' de la que el tripartito hizo bandera. Lo cierto es que a quien lo necesite no le pueden proporcionar una casa en condiciones.