Ahora no toca

Es cierto que las mentes más brillantes optan por ocupaciones privadas porque los cargos públicos cobran poco. Pero resultaría escandaloso que los actuales gobernantes se beneficiaran de incentivos económicos destinados a atraer a aquellas lumbreras.

Fotos

Vídeos