Las Provincias

Ideología de género

El hombre, desprovisto del sentido de la ética, puede ser capaz de acabar con la humanidad en el planeta Tierra. ¿Es exagerado aplicar esta afirmación a la ideología de género? Creo que no, ya que ésta se ceba en la persona y en las estructuras que faciliten sus fines -el matrimonio entre un hombre y una mujer, la familia, el derecho a la vida del no nacido, a la libertad de enseñanza- destruyendo el ser natural de la persona y rehaciéndola «a su imagen y semejanza». A esto se le llama «jugar a ser Dios».

La ideología de género pregona -y anima mediante leyes ad hoc- a que cada ser humano -en contra de su propia estima y dignidad- 'elija' si quiere ser hombre, mujer o neutro... Pese a la gravedad del asunto, no me resisto a considerar el problema que se les viene encima a los creadores de moda. Urge que los padres y los educadores hagamos frente a esta pandemia con el arma de la verdad y de nuestro propio testimonio.