Las Provincias

Una inversión necesaria

La reunión de ayer entre los presidentes de la Comunitat Valenciana y de Aragón, Ximo Puig y Javier Lambán, con el de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, sirvió para anunciar un plan por el que el Puerto se compromete a invertir 50 millones de euros en obras de mejora y modernización de la línea férrea que une Sagunto con Zaragoza. Este trayecto presenta en la actualidad un estado de grave deterioro, con algunos tramos en los que no se puede circular a más de 30 kilómetros por hora y con tiempos de viaje similares e incluso superiores a los de hace casi cien años. Desde hace años, entidades empresariales de las dos regiones, administraciones autonómicas y agentes sociales vienen reclamando con insistencia que se actúe en un eje de comunicaciones que puede resultar de vital importancia para el Puerto valenciano. Pero el Ministerio de Fomento no incluye en sus Presupuestos las partidas necesarias para revertir una situación que aleja del ferrocarril a las posibles empresas interesadas en su utilización y les obliga a decantarse por la carretera o, lo que es peor, a buscar otros puntos de salida de sus mercancías, como puede ser Barcelona. La iniciativa de la Autoridad Portuaria de ofrecer estos fondos para el proyecto es plausible por cuanto puede ayudar a desbloquear una obra que desde el punto de vista geoestratégico puede llegar a adquirir una gran importancia en los próximos años. Tampoco cabe intuir un uso partidista de la inversión ya que va a ser necesaria la colaboración entre administraciones de distinto color político. Nada será posible si Fomento no da el visto bueno a la propuesta. Sería deseable que así fuera para que el tren entre Valencia y Zaragoza deje de ser una infraestructura del siglo XIX para convertirse en una del XXI, que es lo que las dos ciudades necesitan y merecen.