Las Provincias

La fortaleza del consumo

La economía española ha continuado mostrando un «notable vigor» al inicio del cuarto trimestre del año, según constata el Banco de España, a pesar de la presencia de algunas «fuentes de incertidumbre», procedentes tanto del entorno exterior como del ámbito interno. Este comportamiento vigoroso ha continuado apoyándose en la fortaleza del consumo privado. El dinamismo de este indicador refleja, por una parte, la prolongación del período de «creación sostenida de empleo» y, por otra, la persistencia de condiciones financieras favorables, con crédito al consumo barato y abundante. También ha influido en este dato la evolución favorable de la negociación colectiva, que, entre enero y octubre, ha arrojado un aumento salarial medio del 1,1% interanual, tres décimas superior al crecimiento registrado en el conjunto de 2015. En todo caso los indicadores cuantitativos del consumo arrojaron señales mixtas, ya que por ejemplo el saldo del sector automóvil fue negativo por haber finalizado el plan PIVE. No obstante, lo que todos los organismos internacionales y el propio Ejecutivo prevén es una desaceleración el año que viene, para el que pronostican que la tasa de crecimiento se verá reducida en un tercio. Habrá que ver entonces si la economía española vuelve a sorprender con su fortaleza.