Las Provincias

Plaza de la Reina

No soy arquitecto ni urbanista pero como ciudadano de a pie me permito apuntar algunos aspectos negativos de dicha remodelación, tras ver la triste maqueta y el proyecto de remodelación de la Plaza de la Reina basado en el trabajo denominado Titolivio.es de un prestigioso equipo de arquitectos galardonado con el primer premio en el concurso internacional de ideas convocado por el Colegio de Arquitectos y que fue fallado el 22 de junio de 1999.

Parking: las dos pequeñas rotondas con sus rampas de acceso y salida en la plaza si bien merecen un elogio por su diseño, características y funcionalidad, suprimirlas y dar acceso de entrada mediante rampa por la esquina de la calle de la Paz y de salida por la calle del Mar, me parece una barbaridad monstruosa. Sería una forma de destruir la belleza de la calle de la Paz, una de las más bonitas de Europa y embutir en la angosta calle del Mar la salida del parking. Si los estudios estadísticos demuestran que la afluencia de vehículos a dicho parking es grande, debe conservarse, pero si no, podría cegarse o destinar sus sótanos para otras actividades, pero nunca realizar los accesos pensados descritos.

Pavimento: Exceso de pavimento de hormigón, losetas de mármol o materiales similares.

Arbolado: Grupo central de palmeras orillado cerca del inicio de la calle San Vicente inapropiado por el entorno y que ocultarían tarde o temprano la perspectiva de la Catedral y el Miguelete. Deberían respetarse las palmeras perimetrales existentes y seguir con naranjos por mucho que ensucien o necesiten cuidados.

Jardines: diseñar y ejecutar zona ajardinada con césped y naranjos que sí permitiría la perspectiva de la Catedral y el Miguelete y evitaría que dicha explanada de cemento se convierta en zona de ferias.

Fuente: debería construirse una de diseño emblemático y situarla en el centro de la zona actualmente ajardinada.

Peatonalización: por supuesto que la semipeatonalización debe realizarse sacando las líneas de la EMT de la plaza y calle San Vicente, permitiendo necesariamente el paso a residentes, garajes y comercios.

Terrazas: dan vida a la ciudad, fomentan el empleo y permiten a valencianos y visitantes disfrutar de nuestro clima y nuestro sol. No a la guerra contra los hosteleros.

Es una opinión más que no he conseguido incluir en las sugerencias de la web http://participareina.valencia.es/es/