Las Provincias

Hoteles

Charlotte pregunta: «¿Qué haces aquí?». Bob Harris responde: «Un par de cosas. Descanso de mi esposa, olvido el cumpleaños de mi hijo y recibo dos millones de dólares por promocionar un whisky cuando podría estar haciendo una obra de teatro en algún lado». En 'Lost in Translation', Scarlett Johansson y Bill Murray, que encarnan a dos personajes insomnes e insatisfechos con sus vidas, se conocen en un hotel de Tokio. No resultan más dichosos los inquilinos, solteros obligados a encontrar pareja en 45 días, del alojamiento de 'Langosta'. Tampoco perciben el futuro con optimismo los huéspedes del resort de lujo de 'La juventud', como el cineasta que afronta los últimos momentos de su carrera, el director de orquesta retirado, la actriz que desconfía tanto de su belleza como de sí misma o el futbolista argentino que saboreó el éxito mundial y ahora desborda obesidad. Las películas nos recuerdan que personas infelices, perdidas o abandonadas se hospedan en hoteles. Sucede en el cine y en la vida real.