Las Provincias

DE CHICAS

En la primera escena de 'Invierno', que no es una película de Rohmer sino el primer capítulo en Netflix de 'Las chicas Gilmore', se ve hablando a Lorelai y Rory en el templete de Stars Hollow. Parece un 'sketch'. Parece que se vayan a poner a gritar «Live from New York. It's Saturday Night». Con todo, lo más chocante es la cara rellena de Lauren Graham, como de Nicole Kidman recién pinchada (claro que peor era Sherilyn Fenn, la Audrey de 'Twin Peaks' echada a perder como madre de la hija de Luke). Por lo demás, todo bien. Empezando por el descerebrado Kirk diciendo que ha fundado una empresa para compartir coche llamada Ööö-ber. O, mejor, empezando con que Netflix haya dado la oportunidad a Amy Sherman-Palladino (creadora y guionista) de terminar su serie como quería y colocar sus últimas cuatro palabras. Se quedó fuera de la séptima y hasta ahora última temporada. Para el chimpún se ha traído hasta a Sutton Foster, la actriz de 'Bunheads' (Paraíso), su serie posterior.

'Las chicas Gilmore' son una madre (Lorelai) y su hija (Rory) que viven en un ficticio pueblo de Connecticut entre vecinos pintorescos, familiares snobs, amigas incorrectas (Paris Geller es muy Trump), misántropos dueños de cafés, cocineras a punto de ser estrellas en la vida real (Sookie estaba interpretada por Melissa McCarthy) y apariciones estelares de gente como Madeleine Albright o Cristiane Amanpour (Rory quería ser periodista y es periodista). Nadie habla tan rápido como Lorelai Gilmore (que se lo digan a Ana Wagener y Ana María Marí, sus dobladoras). Y es imposible meter más referencias pop o culturales. Un guión de Amy Sherman-Palladino tiene 20 o 30 páginas más que cualquier serie de la misma duración (45 minutos, aunque los cuatro episodios de Netflix son de 90 minutos). Ingenio apretadito.

El prejuicio dice que es una serie de chicas. Es decir, para chicas. Vale, si 'Historias de Filadelfia', 'Luna nueva' o 'Ella, él y Asta' o 'La octava mujer de Barba Azul' son para chicas, las Gilmore también. Es la 'screw ball comedy' en la televisión. Las Gilmore son las Mitford sin Hitler.