Las Provincias

Valencia a la luz de la luna

Ya son varias noches en las que me he dado una vuelta con mi coche por nuestra ciudad y he podido contemplar con cierto estupor la falta de visibilidad que hay sobre todo en las grandes vías como la avenida de Aragón, la Gran Vía Marques del Túria, la de Fernando el Católico y todas sus calles adyacentes, como Quart -donde el arbolado tapa las farolas y la calle resulta casi intransitable-, San José de la Montaña, Doctor Zamenhoff... Ahora bien, donde ya alcanza su máximo grado es la ronda de circunvalación (Colón siguiendo por Játiva, Guillem de Castro, Blanquerías, Conde de Trénor, zona del Temple hasta la Glorieta), que produce una sensación de una ciudad triste que nos viene a recordar a aquellos que ya peinamos canas a aquella Valencia de los años cincuenta-sesenta en la que había un alumbrado insuficiente y antiguo. Si lo comparamos cuando uno sale a visitar cualquier ciudad europea y las ves tan iluminadas te preguntas porque ellos sí y nosotros no.

Pero no solo es esa sensación de tristeza lo que me preocupa sino que esto lleva consigo una inseguridad ciudadana para transitar por las calles. La falta de iluminación incita a perpetrar atracos a las personas que por las circunstancias que sean les toca deambular a partir de ciertas horas por las calles.

Me acabo de enterar que nuestro Ayuntamiento ha retirado farolas del bulevar de San Isidro y del de Zafranar y está estudiando la retirada de más farolas en otros puntos. Creo que esto es una falta de respeto hacia todos aquellos que vivimos en esta hermosa ciudad de Valencia y que con estas medidas están consiguiendo un malestar generalizado y dando una mala imagen a todas aquellas personas que diariamente nos visitan.