Las Provincias

Los enredos de Fuset

El concejal de Cultura Festiva de Valencia, Pere Fuset, puede presumir de haber conseguido que su delegación sea conocida en toda España. Pero no para bien. Las normas de vestuario para la fallera mayor y su corte de honor, presentadas y posteriormente retiradas ante la gran polémica suscitada, le han conferido al edil un protagonismo mediático que tal vez no deseaba, mientras la propia fiesta -las Fallas- se convertían en noticia nacional cuatro meses antes de que los monumentos tomen las calles. Pero no por sus innegables atractivos ni por la merecida candidatura a Patrimonio inmaterial de la Humanidad sino por un reglamento que destila machismo, completamente desfasado, y que un Ayuntamiento que supuestamente ha hecho de la igualdad una de sus banderas nunca debería haber promovido. No obstante, lo hizo, y aunque Fuset haya querido posteriormente encender el ventilador para esparcir responsabilidades y diluir las suyas, lo cierto es que todas las miradas se dirigen a él. Y es que su gestión de este inesperado escándalo no ha podido ser más deficiente, con unos continuos cambios de criterio para ir sorteando las críticas que le llovían desde su propias filas, empezando por la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, y acabando en el alcalde, Joan Ribó, que ayer calificó de «error garrafal» las citadas normas impuestas a las falleras. Hubiera sido mucho más sencillo que desde el primer momento Fuset reconociera la equivocación, que hubiera pedido disculpas y retirado las normas. Hay códigos del mundo fallero que el político al que eventualmente toca gestionar la Concejalía de Fiestas -ahora llamada de Cultura Festiva- debe respetar. Fuset parece empeñado en no hacerlo, en trastocarlo todo e inmiscuirse en cualquier ámbito de la fiesta, provocando el malestar en muchas comisiones y en los falleros de a pie. Antes de seguir por ese camino equivocado, debería replantearse su actuación, admitir los errores cometidos y volver a tender los puentes rotos con los protagonistas de la fiesta