Las Provincias

Amnistía fiscal

El ministro de Hacienda anunció ayer el envío masivo de cartas a los defraudadores que se acogieron a la última amnistía fiscal -la regularización del 2012 que concluyó el 30 de noviembre de aquel año- haciéndoles saber que las investigaciones realizadas a raíz de ese proceso «no caducan a final de mes». El anuncio de las misivas sale al paso de la interpelación urgente que Ciudadanos ha hecho al ministro en el Congreso para que explique si va a exigir o no a los beneficiados por la amnistía que tributen el 10% del dinero repatriado, como se anunció, y no el 3% que finalmente se les exigió. El asunto es relevante porque está implícito en el conjunto de los 150 acuerdos suscritos por el PP y Ciudadanos, de cuyo cumplimiento depende que la organización de Rivera respalde o no los presupuestos del Estado. El gesto de Montoro trata evidentemente de aplacar a los principales socios del PP, pero no cumple el compromiso con Ciudadanos. Ni tiene visos de hacerlo porque en Hacienda consideran inviable reclamar el 10% a los amnistiados ya que supondría, a su juicio, aplicar retroactividad fiscal.