Las Provincias

Merkel, el faro

Angela Merkel hizo saber ayer que aspirará el año próximo a obtener de nuevo la jefatura del Gobierno federal alemán: nadie en el escenario puede competir con ella. De hecho, cerca del 35% de los votantes socialdemócratas, sus adversarios, aunque socios en el Ejecutivo de coalición, reconocen en las encuestas que desean su permanencia, un récord sin parangón en Europa. Más allá del escenario alemán, su decisión importa a toda la Unión Europea. El gran proceso de integración económica y cohesión política a escala continental está hoy amenazado. Hay que añadir que su decisión conforta dos ejes capitales para Europa: la vigencia del pacto con los Estados Unidos en materia de defensa, expresado en la OTAN, y la política de inmigración cuando la crisis de los refugiados ha resucitado algunos demonios familiares que parecían enterrados. Faro de la política europea, Merkel es hoy, definitivamente, quien marca el rumbo de la Unión. El público aprueba su conducta y el resto de los europeos debe recibir con gusto y con alivio su decisión de seguir en la brecha.