Las Provincias

El gasto en limpieza

Para frenar las protestas de los valencianos, el alcalde de Valencia anunció una subida del gasto en limpieza. Protestas que claman al cielo con razón, porque Valencia está extremadamente sucia. Es probable que los recortes de gastos incidieran negativamente en el servicio de limpieza y sea necesario un incremento del presupuesto. No obstante, el gran problema de la suciedad en Valencia no es sólo de gasto, los factores de gestión, influyen muy significativamente en el éxito o fracaso de cualquier servicio que se desarrolle. No todo se resuelve con más dinero. Analicen detenidamente si el control del servicio es correcto, si se cumplen debidamente las condiciones de calidad establecidas en los contratos de adjudicación y revisen los trabajos. Seguro que encuentran anomalías y recorrido de mejora. Bajo mi modesto punto de vista, para resolver los problemas de suciedad en Valencia, además de incrementar el gasto, es necesario mejorar la eficiencia del servicio, el control de calidad, disponer de 'agentes cívicos', terminar con la impunidad de los furtivos, hacer campañas informativas y educativas de respeto a lo público, advertir y sancionar el incivismo. Son varias las acciones que el ayuntamiento puede acometer. Ánimo, señor Ribó, con mayor gasto y mejor gestión, seguro que frenará las protestas de los valencianos y Valencia estará limpia como merece.