Las Provincias

Las familias de Podemos

Los Bonanno liderados por Vincent Badalamenti; los Colombo, con Carmine 'Junior' Persico al mando; los Gambino de Domenico Cefalu; los Genovese mandados por Daniel 'Danny el león' Leo; y los Lucchese capitaneados por Antonio 'Tonino' Lorandini. Las Cinco Familias de la Mafia italoamericana. Envueltas bajo la Comisión -un consejo que demarcó el terreno entre las facciones- pero en guerra continua. Sin sacar pistolas del calibre 38, en este estado de confrontación se muestra Podemos. Huían de la vieja política pero la han inoculado como si la hubieran aprendido en la escuela. Y tienen también sus felipistas, guerristas, aznaristas o rajoyistas. Aquí están los de Iglesias, los de Errejón, los de Garzón, los de Echenique y los de Teresa Rodríguez, la aprendiz de sultana andaluza. Cinco familias, como en el oscuro Nueva York de los Don. Se trata de la crisis de crecimiento, de pasar de una tienda de campaña a una butaca en el Parlamento, donde no valen las bravuconadas, ahí hay que ponerse a trabajar, como le recordó Albert Rivera a Pablo Iglesias en la investidura de Rajoy. Y es que están cogiendo todos los vicios que ofrece la política. El último al que aspiran unos y otros es una purga. ¿Y cómo hacerlo? Con un eufemismo. Hablan de refundación para acabar con duplicidad de puestos. No se lo crean. Será el momento ideal para quitarse de encima a los contrarios. Será el momento de ver cuál de las cinco familias está más entrenada para la batalla. Podemos Andalucía ha dado el primer paso al comunicar al líder supremo que ellos son un partido autónomo y se federalizan de la dirección nacional. Más lío. En Madrid por ahora ha ganado Iglesias con Ramón Espinar y en Valencia se anuncia sector crítico a Antonio Montiel. Entre todas las familias lo mataron y él solo se murió.