Las Provincias

MERZEDES MILÁ

Mercedes Milá será recordada por el cambio radical que hizo en su carrera al ponerse al frente de 'Gran Hermano' y ahora por haber colado un magacín sobre libros en el universo de Telecinco, en la Telecinco de los 'sálvames'. En realidad, en la tele actual a un espacio de esta temática le cuesta encontrar su hueco, pero en los canales de Mediaset aún parece más complicado. Y eso que, curiosamente, no hay presentador de esa casa que no tenga un libro publicado debajo del brazo, de Jorge Javier a María Teresa, pasando por Carmen Alcayde o Belén Esteban, incluyendo lo que hizo Ana Rosa. Con los presentadores del grupo se podría montar una feria del libro en las instalaciones de Fuencarral.

La Milá no ha hecho un programa literario al uso, más bien ha abierto una ventana para que lectores de toda índole puedan manifestar sus gustos y su relación con los libros, sin distinciones, eso sí. Mientras que tenga portada, contraportada y páginas, todo vale en este espacio que se emite en el canal BeMad. Cortázar, Tolstói, Lucía Etxebarria y Marie Kondo, a la misma altura, juntos y revueltos. El invento se llama 'Convénzeme', con z. Si Juan Ramón Jiménez escribía intelijencia con j, por qué en Telecinco no van a poder plantar una z donde debería ir una c. Se graba en la librería que la propia Milá tiene en Barcelona. Así todo queda en casa. Diferentes lectores acuden hasta allí para hablar de los libros que les han gustado y de los que no, tratando de explicar las razones con libertad absoluta.

Llega una echando por tierra 'El Principito' y no se cae el techo del establecimiento sobre ella. Otra pondera la calidad de un manual de autoayuda y no se abre una grieta en el suelo para que caiga a los infiernos. No, aquí, no. Aquí todas las opiniones valen igual. Como punto de partida podría ser interesante. El problema es que no vaya más allá. Está muy bien que alguien se atreva en televisión a deslegitimar 'Rayuela', siempre y cuando lo razone y dé pie al debate. Cuando el recorrido se queda en un simple 'me gusta' o 'no me gusta' y nadie contextualiza la obra o aporta más datos, el programa no trasciende de la anécdota. Y así Merzedes no convenze.