Las Provincias

Reinserción de yihadistas

La reinserción de los presos es una obligación constitucional de Instituciones Penitenciarias que tiene especial sentido en ciertos casos en que los delitos son consecuencia de la radicalización ideológica. Los yihadistas presos han sido en general víctimas de la influencia tóxica de agentes extremistas que predican determinada concepción radical e incluso violenta del Islam, y abandonados a su suerte en las cárceles se radicalizarían todavía más y harían peligroso proselitismo, por lo que es razonable que se procure la presencia de imanes moderados que les hagan ver que su credo es una deformación patológica de una religión básicamente pacífica y humanitaria. Instituciones Penitenciarias, con Ángel Yuste al frente, ya ensayó en 2014 y en 2015 sendos planes para paliar la radicalización yihadista, que básicamente fueron en la dirección de evitar el proselitismo de los más enardecidos con los demás presos musulmanes; ahora se quiere ir al fondo del problema y tratar de regenerar a quienes mantienen obstinadamente sus creencias agresivas, y que pueden constituir un serio peligro por la posibilidad de que regresen a la actividad armada una vez que abandonen la prisión, algo que ocurrirá antes o después. La idea es plausible, y demuestra sensibilidad en esta materia especialmente delicada.