Las Provincias

VUELVE LA ILUSIÓN

La Ciudad del Artista Fallero ya no es lo que era. A pesar de ello, de un tiempo a esta parte, los grupos municipales están de acuerdo en que hay que revitalizar la zona para convertirla, entre otras cosas, en un polo de atracción turística. La ilusión y la esperanza parece que han vuelto a renacer entre el colectivo gremial. Todos esperamos, y digo todos porque estamos junto a los artistas falleros, que se cumplan las promesas y no queden en pura demagogia.

Se han implicado varias concejalías y se ha firmado un decálogo de actuaciones que estará sometido a los presupuestos municipales. Lógico por otra parte, aunque lo importante es que no se defraude a los agremiados, como ha sucedido en otras ocasiones, como por ejemplo con el prometido proyecto de ampliación de naves en la zona de la ronda Norte, así como la regularización de la actividad en las naves de este polígono.

La Ciudad del Artista Fallero guarda grandes historias de no menos extraordinarios artista. Antaño pasearse por este enclave era contemplar en una sola visita, por ejemplo, los talleres donde se realizaban las fallas de Especial, que eran visitados por la oficialidad no anualmente, sino en cualquier mes del año con motivo de la estancia en nuestra ciudad de algún personaje ilustre. Visitas obligadas eran, por ejemplo, las realizadas a los talleres de artistas como Miguel Santaeulalia, Agustín Villanueva, Manolo Martín y Julián Puche, entre otros, que daban forma a sus siempre atractivos proyectos. El único testimonio de esos años es mi querido y admirado maestro Vicente Luna, jubilado, pero a pie de taller, aunque éste lo controlan sus hijas, María Pilar y María José.

Desde hace algunos años la fuga de artistas a polígonos industriales de localidades cercanas ha ido en aumento. Unas veces porque la nave se quedaba pequeña para sus trabajos, y en la mayoría de ocasiones para recortar el gasto corriente, sobre todo después que tanto comisiones como artistas hayan visto mermados sus ingresos por la presión de los impuestos.