Las Provincias

PURA VIDA

La realidad

Será posible... De nuevo los estadounidenses prefieren votar por libre en vez de comprar las recomendaciones de los europeos. Qué gente tan rara. Y, claro, un escalofrío nos recorre el espinazo ante la victoria de Trump. Habrá que acostumbrarse a contemplar a la hierática Melania en plan primera dama de cutis terso gracias al Botox o a lo que sea. Espectacular. Pero que no cunda el pánico. La realidad es una apisonadora implacable que se impone por su propio peso. El poder, en demasiados casos, puede corromper, sin embargo la experiencia nos demuestra que siempre domestica. Justo a nuestra vera encontramos un llamativo ejemplo. Basta fijarnos en Mónica Oltra. Cuando proyectaba su verbo desde la bancada de la oposición destacaba por su furia, por su lengua rebelde y por sus camisetas estrepitosas. Mónica ejercía de látigo huracanado y fustigaba a diestro y siniestro. Generaba miedo a raudales. Pero hace apenas unos días la entrevistó Antonio Jiménez en 13TV y vimos a una Mónica vestida como de primera comunión, luciendo tono modoso e incluso una católica cruz decorando su cuello. La antaño comecuras reconvertida en líder dispuesta a sentarse en un plató derechista para exigir mejor financiación para nuestra Comunitat. «Me he sentido muy a gusto», así se despidió esgrimiendo sonrisa de recién casada. Los sueños juveniles, las revoluciones de salón y las barricadas imaginarias se evaporan cuando nos empapa la fina lluvia de pura realidad. Los que ahora mandan en nuestro terruño criticaban la gestión privada de la sanidad. Se les antojaba un robo intolerable. Ahora recurren a ella sin rechistar para aliviar las colas. A eso me refiero con la realidad. Por eso Trump no efectuará las capulladas que vendió durante su campaña. La realidad no admite bromas. Bueno, en fin, o sea, eso espero.