Las Provincias

El tiempo de las familias

Muchos padres son sorprendentes. Esos que se quejan a TVE porque en los dibujos 'Jaime Tentáculos' se dice «tonto de capirote». Al menos otra madre se quejó porque Calamardo decía: «Me voy a cortar las venas». A su hija le pareció buen plan. Más extraños parecen los de la huelga de deberes. «Una mala idea», según el viejo ministro de Educación, nuevo portavoz del Gobierno y pijo de toda la vida. Cuando leo que los deberes «invaden el tiempo de las familias» me parece una película de Kusturica ('El tiempo de los gitanos'). Cuando leo que «vulneran el derecho al esparcimiento, al juego y a participar en las actividades artísticas y culturales» me tengo que reír. Si son ellos los que, sometidos, tienen que hacer los deberes entiendo la cursilada y la huelga. Si son los hijos no entiendo nada. Chelsea Clinton contaba que sus padres eran muy estrictos sobre sus deberes. Gente que llega o puede llegar a presidir los EE UU. Padres normales.