Las Provincias

Más tiempo en las aulas

En la etapa anterior al estallido de la burbuja inmobiliaria, muchos jóvenes abandonaban prematuramente los estudios para beneficiarse cuanto antes de los elevados salarios que ofrecía el sector de la construcción, incluso a los trabajadores sin cualificación alguna que se necesitaban para aquella febril actividad. A consecuencia de ello, y según acaba de señalar la OCDE, en 2005 el 39,3% de los menores de 30 años que estudiaban en España y hasta el 31% de los jóvenes de entre 18 y 24 años abandonaban la escolaridad al final de la ESO, una parte de ellos incluso sin haberse titulado, mientras en la UE, la media de los que continuaban estudios hasta los 30 años era del 46,6%, 7,3 puntos más que en España. Ahora sucede sin embargo el fenómeno contrario: la mayor falta de oportunidades que encuentran los jóvenes al final de su etapa formativa y las elevadas tasas de desempleo que sugieren la necesidad de emigrar para conseguir un puesto de trabajo retrasan la salida de las aulas de modo que los que a los 29 años siguen en las aulas son ya el 49,7% -un punto más que en la UE- y si sólo se toma el tramo de edad de entre 20 y 24 años, el porcentaje se eleva hasta el 50,2%. Este fenómeno se ve además potenciado por el hecho evidente y constatable de que una mejor formación proporciona más oportunidades de empleo. Lo que a su vez favorece al sistema económico, ya que se consiguen mayores tasas de crecimiento de la productividad.