Las Provincias

Forbes

La lista de 'Forbes', donde los ricos cada vez atesoran más y mejor, demuestra la escasa movilidad interna entre los acaudalados y evidencia el poco margen para estrenarse en el preciado club. La fortuna siempre sonríe a los mismos. Unos están blindados y otros pringados. No hay más clases. Lo dijo Galeano: la riqueza, según quienes la ostentan, no produce la felicidad pero, según quienes la desconocen, genera algo parecido a la felicidad. La clave para ser el tío Gilito de la familia pasa por operaciones bursátiles, expansiones internacionales de negocio y pelotazos empresariales. Con la personas que coleccionan patrimonio no funciona eso de mirar el último céntimo en la lista de la compra, viajar únicamente en aerolíneas 'low cost' o recurrir 24 horas al día a promociones, cupones descuento y ofertas. Con la cultura del ahorro, que siempre implica la del esfuerzo (esforzarse para renunciar a caprichos, excesos y lujos de tres cifras), nadie se hace rico. La crisis es cosa de pobres.