Las Provincias

Instrucciones de cine

Las películas, a veces, funcionan como un manual de instrucciones para la vida. De ellas hemos aprendido a servir el cóctel agitado (no mezclado) como en la saga de James Bond, a untar la mantequilla en las tostadas como en 'Besos robados', a preparar espaguetis como en 'El apartamento', a fumar como Lauren Bacall en 'Tener y no tener', a mentir como lo hace Vienna en 'Johnny Guitar', a besar bajo la lluvia como en 'El diario de Noa' e incluso con gato como en 'Desayuno con diamantes', a echar broncas como las de Martha y George en '¿Quién teme a Virginia Woolf?', a insultar como en 'Pulp Fiction', a confiar en amigos extraños como en 'Déjame entrar', a jugar al crimen perfecto como en 'Los Palomos', a organizar fiestas como las de 'El lobo de Wall Street', a valorar el paso del tiempo como en 'Boyhood' y a crear un grupo de música para enamorar a una adolescente como en 'Sing Street', que aún permanece en algunas salas valencianas. El cine instruye.