Las Provincias

El epílogo

Se acabó el bloqueo y se inicia una nueva legislatura pero Pablo Iglesias le ha dicho a Rajoy que en realidad está viviendo su epílogo político. Es curioso ese papel de visionario que tiene el líder de Podemos siempre tan aficionado a las profecías y las predicciones. Advertirle a un tipo como Rajoy, con más de tres décadas en la vida pública, que está ante su última etapa política no tiene demasiado mérito, aunque resulta arriesgado cuando ese líder acaba de demostrar una resistencia insólita frente a múltiples adversidades.

¿Y el futuro de Iglesias dónde está? Hay historias que empiezan de una manera muy prometedora y su final está tan cerca del principio que son consideradas efímeras anécdotas. El dirigente de Podemos fue sincero en una ocasión cuando manifestó que su partido igual podía llegar al Gobierno que sufrir un descalabro. Esa sinceridad le duró poco porque su mesianismo es enfermizo y enseguida vuelve a pronosticar que la formación morada está irremediablemente destinada al triunfo.

Desde luego que si el PSOE y su exlíder Pedro Sánchez, este sí que ha tenido un epílogo digno de su soberbia, siguen protagonizando una guerra sin cuartel es muy posible que Iglesias y los suyos se beneficien por un tiempo de la tragedia socialista. Iglesias es un enterrador profesional, pues aniquiló a Izquierda Unida, quiere el cadáver del PSOE y profetiza el epílogo de Rajoy. Errejón debería de andarse con cuidado ante un señor que conoce con esa precisión el futuro de sus adversarios. El epílogo de Iglesias todos los sabemos, aún tardará algunos meses o incluso años en producirse pero es inevitable. Iglesias es un espejismo, un sueño para algunos que más tarde o más temprano se convertirá en pesadilla.