Las Provincias

MANTÓN DE MANILA

El día 5, a las 8 de la tarde, en el Huerto del Colegio del Arte Mayor de la Seda, se convoca a quienes deseen sumarse al Homenaje al Mantón de Manila, acto que se celebrará en el Hotel Astoria, con cena y baile (faltaría más, ya que las señoras han de lucir un mantón de Manila). En Valencia no nos privamos de nada que anticipe espíritu de alegría y reunión. Pero vayamos por partes. Tan insólito evento es convocado por la Cofradía de San Jerónimo, patrón del Gremio de Velluters, quienes lo eligieron hace siglos por ser el primer cardenal que vistió seda, tejido que deslumbró en los ceremoniales del Vaticano.

La cofradía se fundó en octubre de 1477 y el texto original de las ordenanzas municipales fue redactado por 56 maestros velluters, de los cuales una docena eran genoveses que habían aportado sus modernas técnicas. Dos años más tarde se refundieron las ordenanzas en 26 capítulos, debido al excesivo abuso de los telares. Se solicitó entonces el cambio de Oficio a Arte, concesión que otorgó Fernando el Católico como Privilegio Real de Arte. Se completaron y modificaron las Ordenanzas en agosto de 1483, fecha en que se constituye la cofradía y se nombra patrón del gremio a San Jerónimo.

La hagiografía del anacoreta que nos ocupa documenta que nació en Stridón (Dalmacia) y desde muy joven se dedicó a los estudios de retórica y viajó para contactar con teólogos y exégetas. Decidió hacerse monje después de haber estudiado en Constantinopla con Gregorio Nacianceno, y fue secretario particular del papa Dámaso, quien le encargó la revisión de la antigua traducción de la Biblia sobre textos griegos.

En una vida tan densa no podía faltar la anécdota que siempre acompaña a los santos, y en este caso se trata del león al que curó la herida de una pata; agradecido animal que le siguió hasta el final de sus días, cuando murió, casi octogenerio, en 420.

¿Quién le iba a decir a San Jerónimo que en su honor, en esta bulliciosa ciudad, se cantaría: '¿Dónde vas con mantón de Manila?, ¿dónde vas con vestido chiné?

Estrofa que seguro, seguro, que no faltará en su homenaje.