Las Provincias

LOS TOROS, TEMA VIVO

De todas las acciones que se pueden emprender para salvaguardar el arte de la lidia y de todo lo bueno que se ha dicho para el mundo taurino en los últimos días, nos quedamos con las reacciones a la sentencia que anula la prohibición de los toros en Cataluña y, muy especialmente, con la definición que hizo el actor y dramaturgo catalán -¡qué ironías nos ofrece la vida!- Albert Boadella, en el coloquio que sobre la fiesta de los toros organizó, el pasado martes, la fundación Wellington: «La Fiesta es poesía, es historia, es cultura. No es asesinato». ¡Chapeau, maestro!

No menos de quitarse el sombrero fueron las reflexiones que dejó en el mismo foro, el ilustrado espada alicantino Luis Francisco Esplá: «¿Por qué ha de interesarle a una sociedad basada en la inmediatez, todo aquello que nos muestra la muerte como sustento y alimento, y en definitiva, nuestra vida?». Para rematar: «Antes los mitos y ritos nos salvaban de lo banal, haciendo de la vida un deleite casi divino».

Según recoge el semanario Aplausos.es, el veterano diestro también denunció la supuesta superioridad moral en la que se refugian algunos y se emocionó al recordar todo lo que le han aportado los toros: «Me han brindado la humildad, enseñándome la relevancia y el sentido de la convivencia». De salida a hombros, amigo.

En cuanto a las reacciones habidas al hilo de la sentencia del Tribunal Constitucional anulando la prohibición de los toros en Cataluña, algunas han hecho que se instale un cierto optimismo -contenido, eso sí-, entre los profesionales y aficionados, y muy especialmente entre los catalanes que aman el arte de la lidia. La más sólida la ha aportado la empresa que gestionaba la Monumental de Barcelona hasta el momento de la suspensión, formada por la familia Matilla, al manifestar su voluntad de organizar muy pronto al menos dos corridas de toros en el palenque barcelonés.

Claro que para que pueda cristalizar ese deseo en realidad, habrá que superar los obstáculos que ya se han encargado de anunciar que pondrán los políticos secesionistas. Los taurinos, por su parte, dicen que seguirán trabajando dentro de la ley.