Las Provincias

El Nobel de Matemáticas

Ahora que se habla mucho del Nobel de Literatura otorgado a un trovador, de la discrepancia en la donación, es curioso traer a colación por qué el premio Nobel de Matemáticas no existe, algo que se debe a una curiosa leyenda urbana. ¿Y cómo, si no existe premio Nobel de Matemáticas, ha sido concedido a matemáticos? La explicación consiste en que Nobel no dejó escrito que matemáticos versátiles no pudieran ganar un premio en otra especialidad. Y así ha sido. El primer caso fue español, ocho años después de la muerte de Nobel, cuando en 1904 José Echegaray y Eizaguirre (1832-1916) obtuvo el Nobel de Literatura. Y es que este polifacético hombre se dedicó a la ingeniería, la política, las matemáticas, la física y el teatro.

Pero de la leyenda urbana que nos ocupa sobre por qué no existe el premio Nobel de Matemáticas tiene la culpa un gran matemático: Göta Mittage-Leffler, coetáneo y paisano de Alfred Nobel. De todos es sabido que Nobel murió soltero, pero eso no fue inconveniente para que se enamorara de una bella italiana. Pero ella estaba a su vez por el matemático Göta Mittage-Leffler, que lo tenía todo: sabio, percha, dinero y feeling. Y Nobel, que sabía que si creaba un premio en Matemáticas se lo darían a su oponente... pues no lo creó. Como muchas veces, las mujeres han cambiado el sentido de la historia.