Las Provincias

'BISBALEAR'

Una vez fui testigo involuntaria de una escena surrealista acaecida en una oficina. Un empleado se desgañitaba gritando improperios («eres un hijo de...», etc.) a otro compañero, y el aludido no solo tuvo el cuajo de escucharlo absolutamente impasible sino que, cuando la catarata de insultos cesó, todavía le quedaron arrestos para responder con un flemático: «Esa será tu opinión». La anécdota ilustra perfectamente la famosa frase hecha que asegura: dos no discuten si uno no quiere. Y esto es aplicable tanto a la guerra como al amor. Amparándose quizá en esa vieja creencia popular, Bisbal parece empeñado en ningunear su relación con Chenoa como si nunca hubiera existido. Debe de pensar que dos no han sido pareja si uno no quiere... acordarse.

Hace años entrevisté a Bisbal en Madrid y salí desesperada. Muy majo el chaval, pero completamente anodino. Tenía tal pavor a meter la pata, tal prevención a ser pillado en falta, tantas ganas de quedar bien sin mojarse ni la uña del meñique, que sus declaraciones carecían totalmente de chicha. Si en ese momento llego a recordarle que un día fue pareja de Chenoa no me extrañaría que me hubiera respondido: «Esa será tu opinión». En el reencuentro de 'OT' se ha mostrado igual de esquivo. De mil maneras han intentado sonsacarle algo sobre su romance con Chenoa. La más extrema (por no recurrir quizá al electroshock) ha consistido en obligarle a ver el momentazo de la interpretación a dúo de 'Escondidos'... Y él ha seguido sin darse por aludido, limitándose a decir que «fue un privilegio cantar con una de las artistas top del programa». Vamos, que si los demás vemos ahí una pasión incontenible... Esa será nuestra opinión.

En distinto sitio pero a la misma hora, Pedro Sánchez se permitía 'bisbalear' ante un condescendiente Jordi Évole. Yo al excandidato socialista más que OT lo veo ET: extraterrestre en su propio partido. Pero él no se da por aludido ni por vencido y se ha montado su propia Operación Triunfo. Piensa ir de bolos por España en busca de un club de fans incondicional que le diga justo lo que quiere oír: que él sigue siendo el mejor candidato del PSOE. Por lo visto nunca ha perdido unas elecciones... Yo diría que ha perdido incluso dos. Pero esa será mi opinión.