Las Provincias

Incomprensible

Que la gran mayoría de nuestras autoridades en materia cultural tengan abandonados a muchos ilustres artistas valencianos que triunfan fuera de nuestra región, y que por el contrario no consiguen ser profetas en su tierra. La política nunca debería de interferir en las cuestiones culturales, pero por desgracia en la mayoría de los casos no es así. Por consiguiente, sería un logro muy importante que independientemente del signo político de cada gobierno, la cultura se considerara como un patrimonio intocable de todos los ciudadanos. Y si ya hablamos del arte en particular, con mucha más razón nuestras autoridades locales en la materia deberían de tener como uno de sus principales objetivos el rastrear todo el globo terráqueo para descubrir los talentos que ha parido nuestra tierra, y que por diferentes motivos ya no residen en nuestra Comunidad, para así poder tutelarlos, apoyarlos y poder presumir de su valencianía.

El comentario anterior viene a colación porque la pasada semana tuve la suerte de conocer, a través de unos amigos, la obra de un escultor valenciano, Enrique Asensi, que vive entre Barcelona y Colonia, en el Parque-Exposición que actualmente tiene en un precioso paraje del Penedés (Barcelona). Me quedé asombrado al descubrir las esculturas, y también pinturas, de este, para mí, desconocido artista valenciano, que resulta ser que se formó en la Academia de Bellas Artes San Carlos de Valencia, y que obtuvo el premio Senyera de Valencia, y que ha expuesto en ARCO, en galerías, museos y ferias de arte internacionales. ¿Cómo puede ser que este artista de nuestra tierra tenga obras por varias ciudades europeas y en Valencia no exista ningún vestigio de su creatividad?