Las Provincias

60 AÑOS

No era plan de chafar la celebración, pero ya han pasado dos días, un tiempo prudencial. El viernes pasado la televisión cumplió 60 años. En realidad los cumplió la cadena pública, que fue la primera, la única durante muchos años y sigue emisión... y en sus horas más bajas. La crisis y el tijeretazo que metió al presupuesto de RTVE el Ejecutivo de Rajoy abrieron la brecha, que se ha ido agrandando con cuestionamientos más allá de lo económico. Las acusaciones de imparcialidad, la división en la redacción... han quitado brillo al cumpleaños, tan redondo, tan bonito de celebrar.

La víspera del aniversario, en la denostada madrugada televisiva (denostada porque antes había programas para esta franja y ahora se limitan a alargar 'GH' o a repetir 'Comando actualidad'), TVE emitió uno de esos refritos con material de antes narrado por Santiago Segura. Y sacaron una selección de lo mejor de nuestros cómicos: Tip y Coll mostrando al público cómo llenar un vaso de agua, el sketch de la 'empanadilla' de Martes y Trece, Los Morancos gritando 'Josuaaaaaaaaaa', Cruz y Raya y su 'si hay que ir se va, pero ir pá ná...' y el inolvidable sketch de la guerra de Gila: «¿Ustedes van a avanzar mañana, a qué hora? A las siete... que estamos todos acostados. ¿Y no podrían avanzar por la tarde, después del fútbol? ¿Van a venir muchos? ¡Ala, qué bestias! Yo no sé si habrá balas para tantos. Bueno, nosotros las disparamos y ustedes se las reparten».

Aquella también era una televisión pública cuestionada, lo ha sido siempre y lo será mientras se mantenga este sistema que admite que el que gobierne mande también en la tele de todos como si la tele fuera suya. Pero el jueves por la noche, viendo esas imágenes, nos asomaba una sonrisa, nos atacaba la nostalgia. La televisión de antes no necesariamente era mejor que la de ahora, pero tenía una capacidad evocadora mayor. El sistema multipantalla actual nos va a curar de nostalgias porque nada cala ya tanto. Y no cala porque antes el viernes solo había el 'Un, dos, tres' y hoy hay cincuenta propuestas. Entre esas propuestas debería ser obligada que la de TVE fuera de calidad e incuestionable. No lo está siendo.