Las Provincias

Agradecimiento y respeto por los difuntos

Agradecimiento porque constituyen el eslabón genético que ha configurado nuestro ser, al tiempo de constituirnos receptores de su conocimiento, experiencia y sentimientos. Un recuerdo, unas flores y una oración reviven su memoria en estos días que en España los católicos celebramos los días de los Fieles Difuntos y de Todos los Santos.

Merecen también un respeto, y a tal efecto, tanto la ley civil como la religiosa defienden su dignidad, prohibiendo «la conservación de las cenizas en el hogar, la dispersión en el aire, en la tierra o en el agua o en cualquier otra forma».

Respeto para no recordarles a través de ritos y costumbres paganas, que Halloween quiere introducir, donde a través de disfraces, historias de miedo y terror intentan distorsionar la visión de unos seres que formaron parte de nuestras vidas y configuran nuestro árbol genealógico.

Agradecimiento y respeto para aquellos que nos precedieron porque se fueron pensando, como canta la canción, que «la muerte no es el final del camino, que aunque morimos no somos, carne de un ciego destino».