Las Provincias

MUERTOS MUY VIVOS

Truco o trato! El aullido resuena en el rellano de la escalera. A punto estoy de cerrar de un portazo y buscar el sable napoleónico de mi tatarabuelo.

Frente a mí, aunque cincuenta centímetros más abajo y un poco a la derecha, descubro un trío de pequeñajos disfrazados. Guardan cierto parecido con una momia, un vampiro y una bruja. El grito, insoportablemente agudo, hace innecesaria la respuesta a su pregunta: me han dado un susto de muerte. Sus sonrisas me dicen que lo saben, los malditos. Alargan sus manitas, que sostienen unas calabazas de plástico. Me dispongo a explicarles que no tengo chucherías en casa cuando recuerdo que guardo un paquete de caramelos caducados en alguna parte.

Gracias a estos vecinitos acabo de enterarme de que ya es Halloween. Junto a Santa Claus, las fiestas de graduación y la comida rápida, una nueva tradición importada que se instala poco a poco entre nosotros. Como si fueran el cangrejo americano que invade nuestros ríos, estas celebraciones ocupan cada vez más espacio y desplazan nuestras propias costumbres. No es que me parezca ni bien ni mal, es simplemente un hecho. No me extrañaría que el año próximo empecemos a celebrar el Día de Acción de Gracias.

Aunque, puestos a abrir las puertas a la influencia exterior, podríamos elegir. ¿No les parece? Por ejemplo, a mí me resulta más atractivo celebrar el Día de Muertos como lo hacen en México y algunos otros países centroamericanos. Para empezar se come mucho dulce, lo que considero un gran acierto, pero sobre todo me resulta muy sugestivo el modo en el que se enfrenta la muerte de nuestros seres queridos. Existe además una tradición preciosa: Las calaveras literarias. Se trata de composiciones en verso que se suelen escribir y difundir durante estas fechas. Como esta:

«Mariposas amarillas vuelan sobre el mundo de los muertos

desde que el Gabo en sus floridos caminos comenzó a andar

con un olor a puro y guayaba que sueltan sus pasos

por el cementerio donde los muertos purgan 100 años de soledad».

Nacieron en el siglo XIX y suelen tener un ánimo de crítica. Se utilizan con frecuencia para arremeter contra políticos y gente famosa, y por eso algunas son censuradas.

Tras cerrar la puerta a los mocosos, recuerdo que tengo por algún lado una novela que transcurre durante las celebraciones de este curioso culto a la muerte y voy a buscarla.

'Bajo el volcán' es una obra, casi autobiográfica, del poeta y novelista inglés Malcolm Lowry. Se considera una de las más importantes obras de la literatura, clasificada en undécimo lugar entre las cien novelas más importantes escritas en inglés del siglo XX. Ahí es nada. Tiene como escenario la ciudad mexicana de Cuernavaca, justo en el Día de Muertos del año 1938, y narra lo que les sucede a Geoffrey Firmin, un excónsul británico alcoholizado, su exmujer y su medio hermano.

Lowry era alcohólico y lo podríamos definir también como el arquetipo de escritor maldito, rechazado por las editoriales una y otra vez. A su búsqueda continua de la autodestrucción se suma una terrible mala suerte. Es difícil encontrar otro autor que haya perdido tantos manuscritos originales en otros tantos incendios. Un cúmulo de desgracias hasta su muerte por asfixia mientras dormía tras una de sus recurrentes curdas.

La búsqueda del ideal humano en la degradación, la relación entre la gracia y la culpa y la representación simbólica de la realidad son los grandes temas que encontramos en los trabajos de Lowry, que durante toda la vida sospechó de su talento y por ello escribió: «El éxito es como un terrible desastre peor que tu casa ardiendo, los ruidos del derribo cuando las vigas caen cada vez más deprisa mientras tú sigues allí, testigo desesperado de tu condenación».

Tras una lectura y una vida tan desasosegantes, lo más adecuado es cambiar totalmente de tercio y hacernos con la película de animación: 'El Libro de la Vida', producida por Guillermo del Toro. Una gran oportunidad de disfrutar de una tarde de viernes con nuestros peques más queridos y conocer de forma divertida la tradición del Día de Muertos.

Cuenta la historia de Manuel y Joaquín y su disputa por el amor de su amiga María. La Catrina, que es la reina del mundo de los recordados, y Xibalba, que domina el de los olvidados, hacen una apuesta para ver quién se termina casando con ella. A partir de ahí, la aventura se desencadena en una cascada de color y efectos visuales.

Como seguramente descubrirá Donald Trump el próximo noviembre, la importancia del mundo latino en Estados Unidos es cada vez más evidente. Los hispanos representan ya el 17% de la población, unos 55 millones de personas y, de ellos, el 63% son de origen mexicano. La industria cinematográfica de este país es un buen termómetro de su realidad, por ello no es sorprendente la noticia de que el próximo año, Pixar presenta 'Coco', otra película de animación sobre el Día de Muertos. ¿Saben cuándo se estrena? Pues claro, ¡el Día de Acción de Gracias!