Las Provincias

EL NUEVO STATUS QUO

No le den vueltas a lo evidente. Lanzar objetos en un campo de fútbol a los jugadores es inaceptable y cualquier sanción será justa para erradicar comportamientos neandertales que todos debemos censurar.

Así que vamos con lo menos evidente. ¿Se puede exigir respeto y aplicar sanciones al que paga por ir al fútbol pero no al que cobra por jugarlo? ¿Se puede criminalizar al agresor y tapar miserablemente al provocador? Mientras uno no volverá a un campo de fútbol vaya usted a saber hasta cuándo, el otro se descojona en su casa del Valencia, de su grada, de Enzo Pérez y hasta de un Tebas que nada hará por sancionarle. Bienvenidos a la Liga. En Inglaterra Neymar ya estaría empapelado y se le iba a borrar la sonrisita de espabilado que pone.

Pero todo esto esconde el tema de fondo. El status quo de Madrid y Barça en este país. Hasta hace no mucho, era el Madrid el único propietario de escándalos arbitrales vergonzosos en la Liga y pases pernocta con las engreídas actitudes de sus futbolistas. 'Así gana el Madrid' era el eterno cántico para recordar cada dos por tres al Real que descaradamente juega con 12 mil y una noches. El valencianismo podría escribir un libro al respeto. Pero el Barça, tras muchos años llorando porque al Madrid le favorecían árbitros y comités sin pudor alguno, ha conseguido su verdadero objetivo: sacar la misma tajada para ellos.

Ya no es solo el Madrid quien se beneficia a tumba abierta del favor arbitral e institucional. El Barça ha subido a ese púlpito de regalos desvergonzados. 'Así, así, el Barça gana así' habrá que ir sumando al gracejo popular. Es por ello que ante el Barça no recordamos un escándalo arbitral de la magnitud del vivido sábado en Mestalla. Y recordamos muchos del Madrid. Pero ahora habrá que recordar en estéreo, ya que ahora en España ya son dos los que juegan con doce, trece o catorce si hace falta. Así es la nueva Liga. Vayan acostumbrándose.

¿Y como pelear contra eso? Miren, ayer estuve charlando con Fernando Giner, ex capitán del Valencia y presidente de la Asociación de futbolistas del club, y que sabe bien de que va esto. Me dijo una frase que no se me va a olvidar: 'No solo hay que saber de fútbol. Hay que entender cómo funciona el fútbol'. Efectivamente. El fútbol se juega en el césped pero también en los despachos. Una frase que también me dijo hace muchos años Pedro Cortés. Otro que, desde su puesto de delegado en la selección, sabe perfectamente dónde se gana y se pierde cuando la pelota no rueda. Alguien tendrá que hacerle entender a Lim, Hoon, Koh o al recién llegado Murthy que el peso del Valencia en la Federación es hoy solo comparable con el nivel de educación que le dieron a Neymar en el colegio. Cero.