Las Provincias

El Domund y Pilar Rahola

Como ser humano y como católica agradezco a la Sra. Rahola su pregón del Domund. Recomiendo vivamente su lectura.

Ella dice de sí misma no ser creyente, y no obstante menciona a Dios, a Jesús, repetidamente,

Se pregunta por qué «personas de bien que se sienten implicadas en la idea progresista de la solidaridad. no soportan, en cambio, el concepto de la caridad cristiana». «Esta idea ha sido el sentimiento que ha motivado a millones de cristianos, a lo largo de los siglos, a servir a los demás». «Si Dios es el responsable de tal entrega completa, ¿cómo no querer que esté cerca de nosotros, incluso cerca de aquellos que no conocemos el idioma para hablarle?».

Sra. Rahola, me atrevo humildemente a indicarle que el Espíritu Santo habla a cada persona en su propio idioma, como en Pentecostés. Solo basta querer escuchar.

También dice que «el papa Francisco ha pedido, en su Mensaje para este Domund, que los cristianos 'salgan' de su tierra y lleven su mensaje de entrega», y añade que «esta llamada nos interpela a todos. Las misiones católicas son una ingente fuerza de vida».

Contemplando el testimonio de amor de los misioneros, no parece tan descabellado creer en que Dios ama a los hombres. A cada hombre y a cada mujer.