Las Provincias

Cómo engañar a la gente

Los partidos nuevos dicen que han venido para cambiar la forma de hacer política. Sus discursos parecen nuevos pero su forma de actuar ya la conocemos todos los españoles que pasamos de los cincuenta. Podemos da una imagen como si hubiera discrepancia entre sus líderes, pero en realidad es pura estrategia política. Pablo Iglesias con su puño cerrado, Iñigo Errejón con la 'V' de la victoria y Pablo Echenique con su punto de simpatía -diciendo: «Yo como no puedo levantar el brazo no me apunto a esa guerra»- lo único que pretenden es ampliar su abanico electoral. A los que ya peinamos canas esto nos recuerda la aparente contradicción que tuvieron durante muchos años Felipe González y Alfonso Guerra. Felipe, de socialdemócrata para atraer al centro y Guerra, con el puño cerrado para recoger los votos comunistas. Como se ve, la vida no cambia.