Las Provincias

LA CRISIS DE LOS 40

Un tipo algo chaparro serpentea por la cancha con el balón casi pegado a la bota. Su camiseta roja le sitúa en la disciplina del Argentinos Juniors. El crío tiene sólo 15 años, lleva el número 16 y luce el pelo rizado hasta formar una enorme bola morena. Los rivales en ese partido del Campeonato Metropolitano son los del club Talleres de Córdoba, pero su papel en la página de la Historia del fútbol que se empieza a escribir se va a limitar al de comparsas ese miércoles 20 de octubre de 1976. Aquel pelusa estaba a unos meses de debutar con la selección Argentina y a unos pocos años de convertirse en leyenda, antihéroe, mito... ¿todo un dios? Bueno, sólo en «la mano de Dios».

A 10.000 kilómetros de distancia, en Valencia, alguien se dispone a comerse el almuerzo, envuelto en el periódico de la víspera. Esa es la virtud del diario de papel, que un día te informa y al siguiente, guarda el pescado o evita pisar lo fregado. Entre inquietantes titulares sobre la evolución de la situación política y el futuro de Mario Alberto Kempes, una fotografía en blanco y negro muestras a trabajadores, directivos y autoridades al rededor de un Ford Fiesta color champagne. Los contactos en la DGT han hecho posible que la matrícula juegue con la fecha del día: V-1810-V.

Un par de horas más tarde, una mujer embarazada trae de vuelta del colegio a dos niños, uno de siete y otro de ocho años. En la tele esperan ver Heidi mientras meriendan, antes de ponerse con la tarea, y ni se les ocurre que faltan escasos días para que su madre se ponga de parto y tengan que quedarse con su abuela Fina. Al papá le avisarán mientras está haciendo un curso en Madrid y tendrá que recorrerse los 355 kilómetros sin que la tensión le reste prudencia en una carretera que está aún muy lejos de ser una autovía.

El reloj corre y la máquina del tiempo nos lleva a 2016. En la Ciudad de las Artes, una exposición recuerda la efeméride industrial sacando pecho por ser la factoría de Ford Almussafes una de las de mayor productividad de Europa. Ha pasado malos ratos, pero también muy buenos y hoy es una de la joyas de la compañía, pese a haber tenido que ajustar este año plantilla por unas previsiones de demanda desproporcionadamente optimistas que han ensombrecido su cumpleaños.

El bebé creció, aunque no haya terminado siendo muy alto. Estudió periodismo, tuvo un hijo y cubrió el pasado martes los actos de la compañía del óvalo con sus discursos, flases y fotos. Ha tenido momentos bueno y también malos, dejó de fumar y se tiene que plantear seriamente volver a hacer ejercicio de forma regular para perder un par de kilos y ponerse un poco en forma. Le llegan los 40 en unos días y, si 'crisis' significa 'cambio', ha tenido los suyos... y más que vendrán.

Sobre Maradona, mejor nos quedamos con los viejos tiempos.