Las Provincias

LA MULTA Y EL LEVANTE

Uno de los misterios sin resolver es por qué el Levante Unión Deportiva no ha sido multado por la comisión de la Competencia de la Unión Europea por las ayudas al fútbol. La pregunta es recurrente y la respuesta oficial, aquella de que en ese momento el conjunto granota estaba en Segunda División, no se sostiene con los datos en la mano. El Levante estaba en Segunda, es cierto, pero igual que el Hércules y el Elche, que sí que han sido sancionados por Bruselas. La única diferencia entre el equipo de Orriols y los clubes valencianos multados se puede encontrar en el diario de la comisión de Economía y Hacienda de Les Corts Valencianes del 15 de abril de 2014, fecha en la que compareció el entonces presidente del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Enrique Montes, para responder las preguntas de EU y el PSPV, entonces en la oposición. Montes, que fue parte activa en la venta del Valencia como una de las cuatro patas de la mesa de negociación, detalló que los clubes valencianos recibieron un aval público para procesos de recapitalización y para mejorar la solvencia de las sociedades anónimas. El riesgo adquirido con el Valencia fue del 0,5% mientras que el aval a los clubes de Segunda soportó un riesgo del 1%. Igual para los tres equipos: Levante (5,6 millones a principios de 2009), Hércules (18 millones a principios de 2010) y Elche (14 millones a mediados de 2010). El conjunto granota estaba en aquellos momentos, según relató Montes, en una situación financiera complicada de lleno en un concurso de acreedores y en plena negociación de un convenio para dotar al club de viabilidad. La actuación del IVF la aprobaron los administradores concursales «y así se normalizaba la situación patrimonial y se inyectaba la liquidez necesaria para atender las necesidades ordinarias de la sociedad». El ex director del banco público de la Generalitat en la última etapa del PP apuntó en Les Corts que con la Fundación Levante Cent Anys no se había producido incidencias relevantes, «cumple con los pagos y el riesgo se ha reducido en 1,3 millones de euros». Esta es la única diferencia respecto al resto de clubes valencianos en aquel momento. El Levante cumplía con el IVF pero en el momento en el que el banco público le concedió la ayuda estaba en Segunda, igual que el Hércules y el Elche, por lo que la versión oficial no se sostiene. Además, el riesgo adquirido fue el mismo -el 1%-. Por ahora, nadie ha explicado el motivo por el que el Levante no ha sido fiscalizado por Bruselas. Ni siquiera se sabe si formó parte de la denuncia ante la Unión Europea. Igual se ha escapado a la supervisión. Pero también es cierto que era el único que cumplía con sus obligaciones en tiempo y forma. El Valencia pagó, pero sólo cuando Lim llegó y compró. Todo lo demás, leyendas urbanas.