Las Provincias

Moderación y radicalismo

Defenestrado Pedro Sánchez, es evidente la división existente dentro del PSOE. División profunda que la nueva gestora se esfuerza por restañar. Difícil labor la de hacer entrar en razón a los seguidores de Sánchez, que deslumbrados por los disparates de Podemos, imitan conductas extremas propias de grupos radicales. Mucha pedagogía deberá de emplear Javier Fernández para que la moderación de unos apacigüe los odios de otros. De aquellos polvos vienen estos lodos. Como muy bien dijo recientemente Rubén Malonda, «Zapatero hundió el país y Sánchez el partido». Ahora, moderación y radicalismo, malviven en el partido socialista. Circunstancia dañina que salvo satisfacer turbias ideas, no beneficia a nadie. Son muchas las torpezas e insensateces que tendrá que salvar la gestora. No obstante, a pesar de las lindezas del alcalde de Jun y de las trincheras abiertas por Iceta, Batet, Armengol, Patxi López, Ábalos, etcétera; por el bien de España y del PSOE, la verdad y la moderación deben de prevalecer ante la mentira y el radicalismo.